12 razones por las cuales cada administrador de sistema Linux debería ser perezoso

Una forma de trabajar que debería ser el norte de todos los que administramos sistemas Linux y acá su razonamiento (traducción al castellano del artículo publicado en inglés por Ramesh Natarajan en «The Geek Stuff»). Las siguientes son las 12 razones por las cuales un administrador de sistemas “perezoso” es el mejor administrador de sistemas:

1.-¿Quién es el jefe?

La razón principal por la que los administradores de sistemas perezosos sean los mejores es a causa de su actitud. Ellos ven las máquinas de manera diferente a la forma como las ven en otros departamentos de tecnología de información. Hay una diferencia notable entre los administradores de sistemas “perezosos” y otros admininistradores (por ejemplo los desarrolladores). Los programadores piensan que están para servir a las máquinas mediante el desarrollo de código. No hay nada de malo en este enfoque ya que los desarrolladores tienen mucha diversión allí; sin embargo los administradores de sistemas hacen todo lo contrario: ellos piensan que las máquinas están allí simplemente para servirles. Todo lo que tienen que hacer es alimentar la máquina y mantenerla feliz, dejando que la máquina haga todo el trabajo pesado, mientras pueden relajarse y simplemente dedicar su tiempo a ser “perezoso” (ver razón N° 2). El primer paso para ser un administrador de sistemas perezoso es un ligero cambio en la actitud, y dejar que la máquina sepa que usted es quien manda.

«To me this is party time. Everything I need.» Justin Matthew (Flickr)
«To me this is party time. Everything I need.» Justin Matthew (Flickr)

2.-Escribe guiones para tareas repetitivas.

Ser un administrador de sistema perezoso no significa ser holgazán, debe esforzarse inicialmente para que todo fluya con soltura, debe escribir guiones de programación para trabajos repetitivos: en este aspecto ser perezoso es ser inteligente. Un administrador de sistemas inteligente es un maestro en todos los lenguajes de guiones (bash, awk, sed; y sus comandos: egrep, etcétera) y cada vez que se vea obligado a hacer algún trabajo (si hay una remota posibilidad de que ese mismo trabajo se repita en el futuro) entonces escribe un guión para que repita ese trabajo. De esta manera, en el futuro cuando se le pida hacer el mismo trabajo, no tiene que pensar sino simplemente ejecutar el guion, y volver a ser perezoso.

3.-Respalda todo.

Copia de seguridad de todo. Siendo un administrador de sistema perezoso, siempre deben tener una copia de seguridad. Un administrador de sistemas perezoso sabe que debe realizar un poco de trabajo en la creación de procesos de copia de seguridad y escribir secuencias de comandos de copia de seguridad para todos los sistemas y aplicaciones críticas. Cuando el espacio en disco no es un problema, él programa la tarea de respaldo para cada aplicación, incluso para aquellas aplicaciones que no son críticas; de esta manera, cuando algo va mal, él no tiene ponerse a correr a recuperar cosas y sólo hay que restaurar desde la copia de seguridad, y volver a cualquiera cosa “perezosa” que estaba haciendo antes. Ésta es también la regla N° 1 en las tres reglas del administrador de sistemas que JAMÁS se debe romper.

4.-Crea un plan de recuperación ante desastres.

A un administrador de sistemas no le gustaría correr cuando las cosas van mal (y ciertamente no debería habituarse a ello). Cuando las cosas están funcionando sin problemas, se debe tomar algo de tiempo para crear un Plan de Recuperación de Desatres (DRP “Disaster-Recovery Plan”): cuando las cosas vayan muy mal puede seguir el plan de recuperación rápida y que las cosas vuelvan a la normalidad ¡luego volver a ser “perezoso” de nuevo!

5.-Configurar sistemas altamente redundantes.

La regla de los sistemas altamente redundantes: un administrador de sistemas competente (y “perezoso”) no le gusta recibir llamadas en el medio de la noche a causa de algún problema de hardware que falló por una tontería: por ende los administradores de sistemas perezosos se aseguran de que todos los componentes de su plataforma sean altamente redundantes. Esto incluye tanto hardware como software: desde configurar tarjetas de red en modo “bonding”, RAID en discos, siempre al menos dos servidores o máquinas virtuales para cada cosa, siempre hay que tener al menos dos de todo. Por ende, cuando un componente falla, el sistema todavía sigue funcionando y el administrador del sistema perezoso puede dormir esa noche tranquilo y podrá trabajar en la reparación del componente roto mucho al otro día en la mañana.

6.-Siempre debe haber espacio para crecer.

Un administrador de sistemas perezoso nunca permite que sus sistemas funcionen a plena capacidad. Siempre hay que disponer de espacio suficiente para el crecimiento inesperado: debe asegurarse que los sistemas tiene un montón de CPU, RAM y disco duro disponible, de esta manera cuando su empresa decide volcar toneladas de información o genera inesperadamente muchos archivos, así no sufrirá insomnio pensando si la plataforma colapsará al quedarse sin recursos.

7.-Es proactivo.

Ser un administrador de sistemas perezoso no quiere decir que sólo se sientan y no hacen nada todo el tiempo. Siendo perezosos, se dedican a adelantarse a los hechos y ser proactivo. Los administrador de sistemas perezosos odian ser reactivos. Se anticipan a los problemas y al crecimiento (ver razones N° 5 y  N°6). Cuando tienen algún tiempo libre, se dedican a investigar cómo evitar nuevos problemas, escribir nuevos guiones y modificar la plataforma para durante los problemas seguir siendo “perezoso”.

8.-Adora los atajos de teclado.

Combinaciones de teclado: un administrador de sistemas perezoso conoce todos los atajos de teclado para todas sus aplicaciones favoritas. Si va a pasar mucho tiempo todos los días en una aplicación, lo primero que hace es dominar las combinaciones de teclas para esa aplicación. Por eso los administrador de sistemas perezosos aprenden a usar editores proactivos como emacs o vim, ya que a él le gusta gastar menos tiempo en la solicitud de la información a su máquina, para volver a ser “perezoso”.

9.-Maestro de la línea de comandos.

Cada administrador de sistemas perezoso que conozco es un maestro de la línea de comandos. A veces la gente se sorprende de ver tanto tiempo al sysadmin en una “pantalla negra”: esto no solo se aplica a sistemas Linux/BSD sino también a administradores de bases de datos, administradores de red, etcétera. Aunque exista una aplicación con interfaz gráfica para una tarea, usted verá al administrador de sistemas lanzando una línea de comandos. En una interfaz de instalación de programas, por ejemplo, tendrás que cargar la aplicación, esperar que cargue, buscar el programa, darle a “seleccionar” y luego a “instalar”; en una cónsola escribes “migestor instalar miprograma” y listo, sabes exactamente que hacer en cada momento. Hay dos razones básicas por qué los administradores de sistemas perezosos les encanta una línea de comandos: por un lado, se pueden hacer las cosas más rápidamente en la línea de comandos (si se sabe hacerlo, claro está) y por otra parte, le hace sentir que él es el jefe y no la máquina. Cuando se utiliza la línea de comandos, usted está en control del sistema, usted sabe exactamente lo que quiere hacer y sabe lo que va a obtener. Cuando se utiliza una interfaz gráfica de usuario, usted está a merced del flujo de trabajo gráfico y no tiene el control total.

10.-Aprende de los errores.

A un administrador de sistemas perezoso no le gusta cometer el mismo error dos veces. Él odia trabajar en problemas inesperados pero cuando surge algún problema inesperado él trabaja en su corrección y piensa acerca de por qué ocurrió y de inmediato pone las cosas necesarias en su lugar para que el mismo problema no vuelva a ocurrir. Trabajar sobre el mismo problema dos veces es un pecado para un administrador de sistemas perezoso. A un administrador de sistemas perezoso le gusta trabajar en el problema una sola vez, hacer las cosas para evitar el mismo error que ocurra en el futuro, y volver a ser perezoso.

11.- Nunca quedarse atrás.

Aprende nuevas tecnologías. No hay nada malo en aprender una nueva tecnología para conseguir un trabajo mejor o simplemente para mantenerse al día con el crecimiento de la tecnología. Pero, nuestro administrador de sistemas perezoso no aprende las nuevas tecnologías por este motivo; en cambio, se entera de las nuevas tecnologías, porque a él le gusta estar en control de los sistemas todo el tiempo. Él sabe que él es el jefe (ver N° 1). Así que, cuando una nueva tecnología aparece, éste se toma el tiempo para estudiarla. Ahora tiene nuevas herramientas que le permiten mantener el sistema activo, mientras que él sigue siendo un perezoso. Se documenta y aprende una nueva tecnología solo para mantener su egoísta pereza.

12-Documenta todo.

No todos los administrador de sistemas perezosos lo hacen: sólo los mejores administradores de sistemas perezosos hace esto. Nunca a un administrador de sistemas perezoso le gusta que le molesten cuando está en la playa disfrutando de sus vacaciones. Entonces, ¿qué hace? documenta todo, deja bitácoras y resoluciones para todo, así que cuando él no está cerca, otro persona puedae hacer el trabajo de rutina y hacer avanzar las cosas simplemente leyendo la documentación sin molestar las vacaciones del administrador de sistemas. Hay también otra razón más íntima para que el administrador del sistema perezoso documente todo: porque pueden olvidarse las cosas. Puesto que él es perezoso, quizás tiende a olvidar lo que hizo hace un mes. Dado que nunca le gusta pensar el mismo tema dos veces (leer N° 10), se documenta todo y cuando tiene que hacer lo mismo en el futuro, pues busca en su documentación para comprender cómo se hace.