Reflexión acerca de nuestro Estado rentista.

Publicado el martes 16 de junio de 2016.

Actualizado el jueves 21 de noviembre de 2019.

Indefectiblemente que en algún momento deberemos dolarizar (US$) nuestra economía de alguna forma y/o manera, -ver los casos de las Repúblicas de Ecuador y Argentina- ya que de manera cíclica los precios de nuestra renta petrolera suben y bajan ocasionando terribles distorsiones a nuestra y economía y por ende a nuestras vidas (si queréis leer lo que estudió y analizó James Tobin en 1971 -Universidad de Princenton- haced clic en este enlace hacia esta vuestra página web).

Eso es correcto, en #Venezuela tenemos ciclos según el precio del petróleo SUBE o baja: el dictador Marcos Pérez Jiménez decretó 60% en sociedad con las multinacionales gringas que extraen petróleo Y TRAJO MUCHOS INMIGRANTES (para bien), les invitos a leer: https://t.co/ANtwUecPCr, también ofrecemos el enlace histórico por si acaso tienen problemas para acceder al enlace anterior.

Recordemos el famoso «viernes negro» de 1983 (RECADI); el «chiripazo» de Rafael Caldera en 1994 (OTAC); la increíble y masiva fuga de capitales de 2002 que derivó en un nuevo control cambiario (CADIVI, SITME, CENCOEX, SICAD I, SICAD II, SIMADI, DICOM, etc) hasta el presente, 2016, cuando el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica decidió utilizar la técnica del «fracking» para extraer 8 millones de barriles diarios y llegar al punto de exportar petróleo (el Presidente Barack Hussein Obama derogó la Ley -de más de 50 años cuando dejaron de venderle petróleo a Japón antes de la 2° Guerra Mundial- que prohibía exportar crudo para potenciar la producción nacional) y así impulsar una caída brutal de los precios del oro negro, en complicidad con Arabia Saudita quienes tampoco «cierran el chorro» e inundan el mercado (por primera vez recortaron en esa monarquía el gasto público y comenzaron a endeudarse por «regalar» el petróleo).

La República de la India rescata diez mil trabajadores indios hambrientos que laboraban en Arabia Saudí.

Los bajos precios del crudo ahogan Venezuela.

Infografía: Los bajos precios del crudo ahogan Venezuela | Statista
Más estadísticas en Statista
Situación de Venezuela al viernes jueves 10 de octubre de 2019, declaraciones del Presidente de la Comisión de Economía de la Asamblea Nacional Constituyente de 2017.

Por otra parte nuestra vecina Colombia (quien también llegó a exportar petróleo debido a los altos precios, teniendo en cuenta que el costo de extracción allá es altísimo y ahora también están sufriendo por estos bajos precios) nos inunda de los «narcodólares» para lavarlos y hacerlos pasar por «petrodólares»: NO PODEMOS, NO DEBEMOS permitir que circule esa divisa en efectivo por nuestra Patria, so pena de convertirnos en la lavadora más grande del mundo y desplazar a Panamá de ese triste papel.

¿Por qué no nos conviene «dolarizar»?

Actualizado el martes 1° de octubre de 2019

El Dr. Luis Britto García hace un excelente resumen sobre el por qué entra en discordia con nuestros intereses nacionales la llamada «dolarización», recalcamos la parte donde indica la recepción de divisas provenientes del narcotráfico, específicamente los casos de Colombia y Panamá:

La presión de los medios de vender en dólares y pagar sueldos en bolívares:

Propuesta de pseudoDolarización de nuestra economía.

¿Cómo entonces sería aplicar la dolarización pseudo-dolarización que algún día debemos de tomar? (OJO PARA SIMPLIFICAR LA IDEA IMAGINEMOS QUE NO EXISTE EL SUCRE, EL EURO, LA LIBRA ESTERLINA, EL YUAN…):

En Venezuela la solución es dolarizar pseudo-dolarizar de la siguiente manera: fijar sueldos y precios (convertir y etiquetar) en US$ en todos los sistemas de cómputo comercial y/o bancarios y que diariamente a la 1 de la madrugada el Banco Central de Venezuela publique electrónicamente el valor de la divisa, y así los periódicos y noticieros lo divulguen y sabremos cuánto tenemos que pagar Y CUÁNTO TENEMOS QUE COBRAR POR ESE DÍA DE TRABAJO (si cobramos efectivo en bolívares, ya que toda operación bancaria será e dólares): solo así una economía rentista como la nuestra es posible lograr un progreso.

Está claro que toda empresa, ya sea fábrica o servicios, funciona con seres humanos; ellos tienen que pagarnos un sueldo y lo harán fijados en dólares por transacción bancaria o en bolívares en efectivo al cambio del día ; si se dan a la tarea de fuga de capitales aumentará el precio de la divisa y automáticamente necesitarán más bolívares (que paguen en dólares en efectivo está descartado porque lo que quieren es llevárselos -ver detalles más abajo-) y por ende deberán venderlos para obtener bolívares, al haber más dólares el precio baja y se restablece el delicado equilibrio.

Como el «diablo está en los detalles» esta medida que propongo le tenemos que aplicar, entre otras leyes a promulgar, las siguientes:

  • Esta propuesta NO INCLUYE eliminar nuestra moneda de ninguna forma ni manera, al contrario, nos sirve para respaldar nuestro P.I.B. no petrolero.
  • Promulgar una Ley Orgánica que enmarque y regule la figura del PSEUDODOLAR ESTADOUNIDENSE (USP$) -se escoge el dólar estadounidense como referencia porque no nos permiten vender nuestro petróleo en otra divisa y ya lo comprobó Sadam Hussein al querer vender su petróleo en euros €: lo que viene son bombas y plomo fundido-.
  • Prohibición de circulación de efectivo en divisas so pena de comisar y destruir a quien lo utilice en territorio venezolano (draconiano).
  • Los bancos vivirán del débito bancario, máximo el 0,5% por transacción, y solo cobrarán intereses si el deudor no paga al día (ose, intereses de mora). Esto es así para evitar que sigan «imprimiendo» dinero en cada préstamos que otorgan. No se permitirá la banca de inversión, que para eso existen los fideicomisos con otras leyes. Las cuentas de ahorro recibirán la mitad de la tasa, osea un crédito bancario por depositar y no se cobrará débito bancario si compra casa propia, de resto pagará débito bancario, 100% de la tasa establecida. En este siglo XXI se puede hacer porque contamos con la tecnología electrónica para ello; la elaboración, mantenimiento y manejo de monedas y billetes es sumamente costoso en tiempo y dinero.
  • Bancos e instituciones financieras tampoco aceptarán depósitos en efectivo de divisas y solo aceptarán bolívares (y pagarán en bolívares) al cambio del día dictado por el Banco Central de Venezuela (los bolívares en efectivo que reciban los bancos comerciales pertenecen al BCV quien los ha pagado por cuentas de compesación que llevan control de la liquidez monetaria día a día. Como veís utilizaremos los Bolívares en efectivo en nuestros pequeños pagos diarios: el pan y café en la panadería, el pasaje en autobús y metro, etc. al cambio del día establecido por el Banco Central de Venezuela ).
  • Los cajeros automáticos pagarán con bolívares en efectivo en cifras redondas pero el débito en nuestras cuentas se hará en US$ al cambio del día dictaminado por el BCV, tasa de cambio que evidentemente mostrarán constantemente en pantalla dichas máquinas y se mostrará al cuentahabiente primero antes de proceder a la transacción. Se deberá programar para que las cifras predeterminadas por pantalla (en bolívares) para que el usuario escoja puedan ser cubiertas por sus respectivas cuentas basados en la tasa de cambio vigente al momento, esto ahorra tiempo de personas y máquinas.
  • Las transacciones bancarias y nuestro dinero (circulante y ahorro) estarán anotados electrónicamente en US$ pero igual dejaremos los cupos viajeros y electrónicos para las tarjetas de crédito que luego pagaremos con nuestras cuentas bancarias nacionales en US$.
  • Si traemos efectivo en divisas desde el exterior (hasta diez mil que es lo permitido de facto internacionalmente) se deberá entregar al BCV quien abrirá una cuenta especial en US$ a nuestro nombe la cual podremos usar y/o girar hacia el exterior pero no en Venezuela. Existe el riesgo de que los narcotraficantes utilicen «mulas» para traer dólares en efectivos desde los EE.UU. hacia Venezuela y para eso se debe aplicar la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo (artículo 4 literal 2). También consideremos que una persona que haya trabajado en EE.UU. -si su visa lo permite- y traiga US$ en efectivo deberemos preguntar al I.R.S. (Internal Revenue Service) de ese país para que cobre el impuesto correspondiente, si aún no lo han hecho.
  • Existe el riesgo de que tengamos que habilitar los horarios bancarios hasta las siete de la noche (y abrir más tarde en la mañana) debido a que mucha gente y/o negocios al final del día querrán depositar los bolívares en efectivo para que se los anoten, al cambio del día, en US$. Eso implica que usaremos menos efectivo y será beneficioso para la recaudación del I.S.L.R. ya que el sueldo declarado mensualmente via «macro xml» se compara con lo depositado en cuenta, la diferencia son ingresos adicionales a ser pechados por la ley para el fisco nacional.

¿Qué piensa el pueblo joven sobre el control de cambio?

Esa pregunta la podemos contestar con ayuda de las famosas redes sociales, vamos a encontrarle utilidad a millones de procesadores y servidores para dar alojamiento a vídeos, echemos un ojo:

Definitivamente que TEN CUIDADO CON LO QUE DESEAS hay que pensarlo, tal como hicimos con nuestra propuesta de pseudodolarización de nuestra economía.

En Venezuela hay (y somos) gente trabajadora e innovadora.

En Venezuela existimos empresas y personas QUE QUEREMOS TRABAJAR Y PRODUCIR para beneficio de nuestra sociedad, para muestra un botón nada más:

«O inventamos o erramos».

La idea que esbozamos no es nada nuevo, y cuando os lo nombremos podréis terminar de asimilar el concepto: RECORDAD COMO FUNCIONA LA UNIDAD TRIBUTARIA pero de una manera masiva, diaria y dinámica. Por último recordaremos las palabras de Don Simón Rodríguez, «o inventamos o erramos».

Don Simón Rodríguez: "Inventamos o erramos".
Don Simón Rodríguez: «Inventamos o erramos».

Actualizado el martes 21 de noviembre de 2017.


Actualizado el jueves 22 de agosto de 2019

Es tal la situación económica que algunos comenzaron solicitar el cambio de nombre a la moneda por mero respeto a nuestro Libertador Simón Bolívar, esa es una solución de forma pero no de fondo…


Actualizado el viernes 30 de agosto de 2019

Actualizado el martes 15 de octubre de 2019

«Desigualdades» por: sra. Pascualina Curcio | Lunes, 14/10/2019 09:27 PM

Actualizado el jueves 21 de noviembre de 2019.

Las siguientes apreciaciones las he recopilado por lo que los en los diarios Últimas Noticias, Notitarde, diario Panorama y El Carabobeño. También incluyo lo que me describen vía telefónica mis familiares cercanos en Caracas, Maracaibo y San Cristóbal:

  1. El dólar estadounidense (US$) se ha ido imponiendo en las transacciones diarias como consecuencia de la pulverización del Bolívar Soberano (Bs S. o simplemente Bs.) como unidad monetaria. Ya se aceptó informalmente su uso incluso antes del Convenio Bancario N° 1 del año 2018.
  2. Como consecuencia de ello, la inflación ha bajado. No porque se hayan controlado los factores que la generan (escasez de bienes y exceso de liquidez), sino porque los Bs. se usan menos para operaciones diarias y NADA para las pocas transacciones de bienes inmuebles o vehículos.
  3. No es posible hablar de dolarización puesto que:
    • La misma no se ha decretado como tal.
    • El BCV aún emite moneda (billetes de 10 mil, 20 mil y 50 mil).
    • Salvo pocas excepciones, no hay trabajadores con ingresos formales y recurrentes en US$ (de hecho nosotros cobramos en Bs. y €).
  4. Una dolarización implica cerrar el BCV y depender directamente del flujo de divisas de la Reserva Federal de los EE.U.., por lo que es un ejercicio no solo de eliminación de la política monetaria como instrumento económico sino además, una claudicación de la Soberanía.
  5. una eventual dolarización no es garantía de mejoras económicas porque:
    • No se tienen nunca suficientes US$ (menos otras divisas, por ejemplo el Yuan no es una moneda internacional, por ahora).
    • No genera mejoras de la productividad.
    • Puede inclusive encarecer precios internos (producto de la escasez, los pocos bienes se subastan en US$).
  6. En una economía sana y productiva, US$ y otras divisas pueden circular libremente. La dependencia a los volátiles ingresos petroleros y la historia perversa detrás de los controles de cambio (del Viernes Negro a nuestros días), han establecido que en Venezuela esto sea imposible
  7. NO EXISTEN, repito, NO EXISTEN ejemplos de dolarización exitosos: Panamá, Ecuador y El Salvador no son mejores ni más productivas economías de lo que eran antes de hacerlo. La economía real, el empleo y el desarrollo humano en estos países, siguen siendo paupérrimos.

<¡Eso es todo, por ahora!>.

Fuentes consultadas:

Actualizado el lunes 9 de septiembre de 2019,
información del Diario Panorama de Maracaibo