FileZilla logotipo

Instalando Filezilla cliente en Linux

Download PDF

Anteriormente hablamos de lo que es el FTP y recomendamos un servidor para ello. No nos hemos olvidado de nuestro proyecto un cliente FTP por Python, lo que sucede es que hemos tenido muchos otros trabajos prioritarios (sinceramente: debemos alimentarnos para tener fuerzas en el teclado).  Hoy presentamos nuestro cliente FTP favorito: Filezilla.

Un poco de historia

El nuevo siglo vio el nacimiento de Filezilla, un proyecto de fin de curso  de Tim Kosse y dos de sus compañeros de estudio. Curiosamente no era un proyecto bien definido, simplemente querían algo para ser desarrollado en paralelo por los tres y en algún momento que el sr. Kosse ya ni recuerda, se convirtió en un cliente FTP sin ninguna pretensión. De hecho escogieron la licencia en software libre porque nunca pensaron que podría competir con alguna solución privativa. Recordemos que era el año 2001 y aun Linux no estaba lo suficientemente maduro para ser implementado en la mayoría del hardware de aquella época, y lo decimos con experiencia propia con las pruebas de los CD’s (sí, discos compactos de 700 megabytes) que traían las revistas PCMagazine y PCWorld.

Con el tiempo incursionaron en los servidores FTP pero esta opción solo está disponible para sistemas operativos privativos.

¿Por qué los repositorios no tienen siempre la última versión?

Esencialmente porque los programas son probados por cada distribución Linux antes de entregarla a sus usuarios y usuarias y en el caso de Ubuntu se ve más retrasado porque depende de Debian en gran medida para marcar su ritmo de avance con las actualizaciones. Además, con la Liberación Continua de Software este esquema «centralizado» de repositorio va poco a poco perdiendo su principal uso.

Vamos a ponerlo de esta manera: generalmente echamos mano de una docena de programas, algunos más, otras personas utilizan mucho menos. Ese software se ve beneficiado de la Liberación Continua de Software y para los demás los dejamos en manos de los repositorios de cada distribución Linux. Para las actualizaciones del sistema operativo existen las parches de seguridad que tienen prioridad en su publicación y puede darse el caso de liberaciones hasta de varios veces al día, dependiendo de la vulnerabilidad encontrada.

¿Y qué sucede con Filezilla?

Pues que Filezilla ha colocado unos fastidios avisos anunciando que hay una versión nueva a pesar de que uno coloque el no buscar actualizaciones, que es una prerrogativa concedida a los usuarios y usuarias. Pero no, Filezilla hace caso omiso de dicha configuración. Teníamos compilado directo desde el código fuente desde hace más de un año y sinceramente las mejoras no hacían mayor diferencia pero llegó un momento en que dos o tres detalles nos hizo tomar la vía de estar al día. Pero eliminar esta compilación personalizada fue difícil de eliminar, incluso fue más complicada que la compilación misma, para no agobiarlos nos ahorraremos la historia pero dejamos la experiencia vivida:

Si queremos compilar Filezilla (o cualquier otro software) lo más recomendable es instalar un contenedor en Docker y hacer allí todo nuestro trabajo.

Al momento de escribir estas líneas echamos mano de la última versión disponible, la 3.41.2 la cual corrige una vulnerabilidad de desborde de entero en las conexiones seguras FTP (SFTP) de… ¡PuTTY! ¿Qué tiene que ver PuTTY en todo esto? Pues resulta que Filezilla para las conexiones SFTP utiliza las liberías de PuTTY, para SSL / TLS echa mano de GnuTLS y para el ambiente gráfico toma código de wxWidgets

Por favor, lea también   Feliz Día del Software Libre 2017

Instalando desde los repositorios

Simplemente ejecutamos:

sudo apt update
sudo apt upgrade
sudo apt install filezilla

Para remover:

sudo apt remove filezilla

Dado el caso tengamos algunos sitios y conexiones que no hayamos exportado a lugar seguro, en nuestra carpeta de usuario existe un directorio oculto ~.filezilla donde almacena nuestros valores y que podremos tomar para agregarlos en la próxima instalación que proponemos.

Instalando desde un archivo comprimido

Para ello primero deberemos visitar la página oficial de Filezilla y descargar la última versión disponible, aunque el sitio web detecta nuestro sistema operativo siempre tenemos la opción de cambiar a cualquier otra instalación.

Asumimos que la hayamos guardado en la infame carpeta Descargas :

cd ~/Descargas

Ahora debemos descomprimir los archivos que contienen los ejecutables y librerías necesarios:

tar -vxjf FileZilla_3.41.2_x86_64-linux-gnu.tar.bz2

Entramos al directorio creado:

cd FileZilla3/

En el caso de Ubuntu 18 necesitaremos la librería libpng-dev y versiones anteriores libpng16-dev : en ambos casos utilizaremos sudo apt install la-versión-para-tu-ubuntu

Otra librería que necesitaremos y para la cual dependeremos de su propio repositorio especial es libstdc++.so.6 , así que debemos agregarlo:

sudo add-apt-repository ppa:ubuntu-toolchain-r/test
sudo apt update
sudo apt upgrade

Ahora que tenemos todo actualizado, ya estamos casi listo para disponer de Filezilla:

sudo cp -ravx * /usr/

El comando cp copia ficheros y directorios con los siguientes parámetros:

  • -r–recursive para recursividad en las carpetas y subcarpetas.
  • -a–archive para que no siga los enlaces simbólicos y que además preserve los atributos, estampado de fechas y propietarios.
  • -v o –verbose para que muestre de manera detalle el trabajo que realiza.
  • -x o –one-file-system para mantener el mismo sistema de archivos.

¡Y listo, ya podremos ejecutar Filezilla!

Fuentes consultadas

En idioma inglés

Download PDF